iconos rusos

Obras
Reproducción de Iconos Rusos
 
Los iconos que realizo continúan los cánones clásicos y las características de las Escuelas rusas más sobresalientes que, aunque herederas de las bizantinas, presentan variaciones en los tejidos y en el color de las carnaciones que les da una peronalidad propia.

Rusia. El icono fue venerado desde la conversión de los rusos al cristianismo en tiempos de la princesa rusa Santa Olga (955) y su sobrino San Vladimir, príncipe de Kiev, el cual importa iconos y permite la introducción de la cultura bizantina. Esto dio pie a la creación de numerosas escuelas pictóricas.

Kiev (SIGLOS X-XIII): Nexo de unión entre las culturas bizantina y rusa. Nunca llegó a tener escuela propia.

Vladimir-Suzdal (SIGLOS XIII-XIV);

Novgorod (SIGLOS XIII-XV): Llamada la "Florencia rusa". Esta escuela se caracteriza por sus iconos de trazado lineal y geométrico, sus intensos y brillantes colores planos casi carentes de sombras, sus fondos arquitectónicos y sus atavíos autóctonos típicamente rusos, pero, sobre todo, por la intensidad mística que respira su iconografía, influencia de Teófanes el Griego, que fue, sin duda, el iconógrafo más original del mundo bizantino. Llegó a Novgorod en 1378. Este pintor aporta con sus obras el mensaje del último gran florecimiento de la mística bizantina: la filosofía hesicasta.

Pskov (SIGLOS XIV-XV)

Moscú: Capital del Imperio; llamada la "Tercera Roma", adquiere un estilo propio característico con Andrei Rublev (1360-1430). Rublev encarnó una visión del mundo inalcanzable, cristalinamente sólida. Destaca su obra más célebre: "La Trinidad" (el "Icono de los Iconos" como lo define el Concilio de los Cien Capítulos en el 1551). Tuvo numerosos discípulos que continuaron su manera de hacer: Daniel Tzorni y Dionisios. Aún hoy cuenta con numerosos discípulos que, como yo, le consideran su maestro.

 
Obras
 

Página Principal

 

 

Share